Nuestra tierra es cultura del vino, cultura unida al ocio y al placer, pero con interesantes influencias en el arte, las tradiciones y la literatura. El vino influye en la cultura de la gente, y la fiesta de la vendimia, a principios del mes de septiembre, es celebrada en muchos de nuestros pueblos. Una cultura que es reconocida y considerada de interés nacional. Por eso, en la Fundación Castilla-La Mancha, Tierra de Viñedos estamos contentos de saber que, al mimar la calidad de nuestros vinos, estamos haciendo tanto bien por nuestra cultura y nuestra gente.

La importancia del cultivo de la vid en Castilla-La Mancha es incalculable, y el impacto económico que está teniendo en nuestra región la profesionalización de nuestros cultivos y la competitividad de nuestros vinos está impulsando el desarrollo económico de toda la comunidad. Gran parte de nuestra economía crece de nuestro suelo. Nuestras tierras suponen la mayor región vitícola del mundo con más de 400.000 hectáreas dedicadas al cultivo de la viña.

En Castilla-La Mancha somos afortunados. El clima y la posición geográfica que nos acompañan aseguran la perfecta maduración de los frutos. Nuestra tierra es ideal para el cultivo de la vid como la vid es ideal para nuestra tierra. Sin olvidar un importante crecimiento del cultivo ecológico, crecimiento que se traduce en más de 14.000 hectáreas de tierras dedicadas a este cultivo, lo que sitúa a Castilla-La Mancha a la cabeza de las comunidades españolas. Por eso podemos decir que en Castilla-La Mancha, invertir en la vid es invertir en vida.

Nos gusta ser Castellano-manchegos, porque la gente de Castilla-La Mancha es abierta, libre y feliz. Es gente que sabe disfrutar de la vida, que aman su tierra y los frutos que da. La gente que crece en nuestra tierra sabe vivir el vino. El vino es complaciente y hace de cualquier momento un verdadero disfrute.

  • Destacamos
  • Agenda

Síguenos en